3 recetas americanas para llevarte de viaje

Alfonso SBVacaciones Comments

El viejo coche pintado de Krakovia

La comida es siempre una parte interesante de una larga aventura en coche. En el lado positivo es que  hay puestos con productos de la granja y los puntos locales frescos que descubrir … Sin embargo, si no planeáis hacer muchas paradas por el camino, lo mejor es que vayáis preparados con antelación y llevéis comida de casa

¿Qué llevar? Palitos de queso, piezas de fruta, bocadillos y botellas de zumo o agua son las apuestas inteligentes. Si tienes una parada planificada en el camino (por ejemplo, un parque), una tortilla o unos filetes empanados también son una buena opción para hacer picnic.

Ten cuidado con los sándwiches de cargados de mayonesa y otro tipo de alimentos que necesiten frío si vas a estar más de un par de horas de viaje. Otra opción es llevar una pequeña nevera en el coche (no en el maletero porque hace mucho más calor y no podrías cogerla mientras viajáis)

Más allá de eso, piensa en cosas baratas y sencillas de comer para que no tengas que estar encontrando desperdicios en el coche durante el resto del viaje. Aquí te enseñamos 5 recetas americanas que puedes adoptar y probar:

Tortitas crujientes con miel y yogur

Para hacerlas, debes precalentar el horno a 220 grados. Cubre una bandeja con papel para hornear. En un tazón pequeño, mezcla 1 cuchara y media de azúcar y media cucharadita de canela. En otro tazón, mezcla tres cucharadas de miel y 1 media cucharada de agua caliente. Con una brocha de pastelería, extiende la mezcla de miel sobre un lado de las tortitas. Espolvorea con azúcar y canela. Usando un cortador de rueda de pasta o pizza, corta las tortitas en tiras de 1 pulgada. Corta las tiras en diagonal en trozos pequeños. Organiza pedazos de tortita en el papel para hornear. Hornea durante 5 o 7 minutos, hasta que los trozos de tortita se tuestan ligeramente. Retira los pedazos de tortitas de la bandeja y déjalos enfriar. Sirvelo con yogur para mojar.

Caramelos de cereza masticables

“Masticables de fruta hechos en casa son una delicia para adelante y tomar en un viaje-además de que cuentan como una porción completa de frutas”, dice Jean Duane, autor de “Bake Deliciosamente! Gluten y Sin Lácteos.

Los masticables de frutas caseros son una delicia para tomar de viaje, además de ser una porción completa de frutas. ¿No te gustan las cerezas? No importa, puedes hacerlo con cualquier fruta que te guste. Para hacer esta receta, tienes que combinar una bolsa de un kilo de cerezas deshuesadas dulces congeladas (descongeladas), tres cucharas de miel o sirope de ágave y una cucharadita de canela. Todo ello lo metes en la procesadora, cuelas la mezcla para eliminar el exceso de líquido y continúa.

Coloca el papel de hornear sobre la bandeja del horno con una fina capa de aceite. Coloca la mezcla en un recipiente para horno, teniendo en cuenta que no debe ocupar más de un cuarto de pulgada de alto. Colócala en el horno (si la temperatura mínima del horno es de 160 grados, ponla a esa temperatura pero deja una pequeña ranura del horno abierta). Hornéalo durante 6-8 horas. Una vez que la superficie esté seca y lisa, podrás desmoldar la mezcla con una espátula de plástico para hacer palanca. Mientras esté caliente podrás cortarlo con la forma que prefieras y así es como quedarán tus masticables.

Palomitas con limón y pimienta

En lugar de ahogarte en un río palomitas de mantequilla derretida, puedes darle un impulso al sabor de las palomitas con una pizca de pimienta de cayena y un poco de ralladura de limón finamente rallada. Las palomitas de maíz serán igual de atractivas para el paladar, pero más saludables y menos grasas que sus hermanas mantecosas para un tentempié por el camino.