El cambio de moneda en los viajes al extranjero

nvindiVacaciones Comments

Está claro que los tiempos que corren cuando planeamos un viaje, más todavía si este viaje es al extranjero, prestamos especial atención a todos los elementos que permitan, sin reducir la calidad de nuestras vacaciones, ahorrar gastos.

Esta manera revisamos los desplazamientos y sus costes, revisamos los gastos de alojamientos y buscamos las mejores opciones de hoteles baratos, en definitiva hacemos todo lo posible para abaratar nuestras vacaciones, y sin embargo en ocasiones no prestamos atención hasta última hora a detalles que también pueden suponer un gasto extra en caso de no ser bien gestionados, detalles como el cambio de moneda.

Obviamente si hablamos de desplazamientos y estancias en países de la zona euro este detalle no tiene sentido, pero, cuando los desplazamos a países fuera del ámbito de la zona euro la cuestión cobra importancia ya que, lógicamente, el cambio de moneda no resulta gratis y de hecho dependiendo cómo y cuando se realice puede encarecerse notablemente.

Dejando de lado al euro debemos saber que actualmente encontraremos dos grandes grupos de países según el tipo de monedas, por un lado aquellos países donde las monedas pueden resultar convertibles como puede ser el caso de Japón, Estados Unidos o la propia libra esterlina del Reino Unido, y un gran grupo de países donde las monedas propias no resultan convertibles en otros destinos.

Lógicamente cuando los sobres en cuenta esta circunstancia de tener que cambiar moneda para su destino vacacional el primer impulso sacudir al banco, realmente es una opción relativamente cómoda y sencilla, pero debemos tener en cuenta dos elementos, el primero es que tal vez no sea la más barata y el segundo es que dependiendo de la moneda que necesitemos el cambio puede tardar determinado número de días, además, para realizar este tipo de cambio deberemos ser clientes de la entidad y tener en cuenta que no todas las comisiones a ser las mismas en las diferentes entidades bancarias.

Una cosa que debemos tener siempre en cuenta es el hecho de contrastar realmente el tipo de cambio de la moneda a la que queremos acceder, porque, dependiendo de las circunstancias, incluso en un buen número de destinos vamos a encontrar más barato cambiar la moneda en el propio destino que en nuestro país de origen, esto es especialmente relevante en destinos turísticos potencialmente grandes, donde el turismo realmente aporta una buena cantidad de euros o dólares que resultan muy interesantes para la economía local.

Imagen: PublicDomainPictures http://pixabay.com/