Secretos del viajero más inteligente del mundo

Alfonso SBConsejos Comments

hotel con piscina

¿Puede un viajero inteligente hacerte un mejor consumidor? Tras leer “Cómo ser más inteligente viajando por el mundo”, puedo confirmar que lo hace.

Encontrarás una importante cantidad de solapamiento en su interior – es decir, los viajeros inteligentes son consumidores inteligentes, y viceversa .

El libro refleja la experiencia general de los consumidores en muchos aspectos importantes. Y resulta muy útil porque casi todo el mundo viaja.

Aquí hay siete secretos del libro que se aplican a cualquier compra de los consumidores:

No te fíes de los extraños

Comentarios generados por los usuarios de los productos en sitios como Yelp o TripAdvisor te pueden inducir a error.

Cuando se trata de consejos, confía en alguien que conoces, no en la opinión de un desconocido de Internet.

No hay mejor opción que hablar con el dueño de un producto real o el usuario de un servicio.

Haz tu papeleo

Los viajeros más inteligentes tienen en cuenta todas las fechas importantes de pasaportes, certificados de vacunación, y visados.

Ten cuidado con la letra pequeña cuando reserves tus viajes.

Y aquí va un consejo: investiga todo antes de realizar tu compra. Después de hacer clic en el botón “comprar”, puede ser demasiado tarde.

Considera la posibilidad de un seguro

Los seguros vienen en muchas formas y tamaños, desde las pólizas completas hasta la cobertura de tu tarjeta de crédito.

Asegúrate de que estás protegido, sobre todo cuando compras un artículo costoso.Nunca se sabe cuando tendrás que presentar una reclamación.

La fidelidad es una moneda de dos caras

Con demasiada frecuencia, las empresas construyen programas de fidelización complejos que requieren expertos para descifrarlos y luego cambian las reglas. Eso no es la fidelidad – es una estafa.

Tu herramienta más eficaz es la cortesía

Cuando las cosas van al sur – y tarde o temprano, lo harán – la mejor herramienta a tu disposición no es tu  inteligencia o tu conocimiento de la industria de viajes (o cualquier otra industria).

Se trata de tus buenos modales. El uso de “por favor” y “gracias” cuando un vuelo se retrasa, cuando una habitación no está disponible, cuando se le niega el embarque en el crucero, es mucho más eficaz para producir la respuesta deseada.

Eso es cierto también fuera de los viajes, en todas las etapas del proceso de compra. Cuida tus modales.

Si parece demasiado bueno para ser verdad …

Has oído el dicho, ¿no?

Es cierto para los viajes, donde constantemente nos asaltan con ofertas de limpo limitado, gangas y clubes de viajes, pero también es cierto fuera de los viajes, donde los acuerdos que parecen increíbles a menudo son, bueno, increíbles .

Los consumidores se meten en problemas cuando se anula la voz interior que dice: ” algo está mal aquí“. No dejes que esto te pase.

Si eres un lector habitual de este tipo de contenido, entonces ya lo sabes todo. Pero lo que quizá no sabes es que estos principios se aplican a casi todas las transacciones comerciales.